611 466 355

Cada vez son más las parejas que eligen casarse por lo civil y se encuentran ante la situación de que las bodas en los juzgados y ayuntamientos son cortas, frías e impersonales. Por ello toman la decisión de contratar a un Oficiante de Ceremonias.

Si buscamos en la RAE qué es un Oficiante encontraremos “Qué oficia. Sacerdote que oficia la liturgia.” Pero una pareja que vaya a casarse en breve sabrá que es la persona qué hará su ceremonia especial y única, la persona que les casará ante la atenta mirada de sus familiares y amigos.

La elección del Oficiante de vuestra ceremonia es un punto muy importante en la preparación de vuestra boda ya que cada pareja es un mundo y las bodas civiles permiten personalizarlas al 100% sin que su contratación tenga que suponer un coste elevado a pesar de lo que mucha gente piensa.

Lo ideal es conocer a la pareja, tomar unos cuantos cafés, paseos…conocer su historia de cerca, todo aquello que queráis compartir, y establecer una relación cercana con ellos para que la boda y el guión de la misma sean únicos.

La ceremonia debe de adaptarse siempre a los gustos y deseos de los novios. Habrá quien quiera algo sencillo y clásico y por el contrario quien quiera que sea distinta a todas las demás: la música, las lecturas, participación de los familiares y amigos, si quieren realizar algún rito como el de las velas o la arena, y el tono de la ceremonia (emotiva, alegre, protocolaria…)

También juega a vuestro favor que podrá ser celebrada en el mismo sitio del banquete sin tener que desplazar a los invitados posteriormente, en algún sitio especial para vosotros o en parajes idílicos, como jardines o playas, que distan mucho de las cuatro paredes de un ayuntamiento, y que podrán ser decorados según la temática de vuestra boda.

En muchos casos los Oficiantes también ejercen de cómplices de los invitados, guardando el secreto de distintas sorpresas como las lecturas o momentos especiales que preparan para los novios, para que resulte más emotivo.

Hay que tener claro que una ceremonia oficiada por una persona que no sea juez o concejal no tendrá validez legal, por lo que es una ceremonia simbólica, tras haber pasado en la mayoría de los casos el día anterior o días antes por el juzgado o el ayuntamiento para firmar.

Lo importante es que os sintáis cómodos con vuestra elección, con vuestro oficiante y vuestro guión, porque todo será “real” a los ojos de vuestros invitados y será la persona que ensaye con vosotros para que todo salga perfecto, que consiga transmitiros tranquilidad con la mirada y en definitiva, la persona que ponga voz a vuestros sentimientos.

Escrito: 14 de julio de 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>