611 466 355

 

Cada día más y más palabras en inglés pasan a formar parte de nuestro vocabulario sin apenas darnos cuenta. Gym, fitness, cool, smoothies… y lo mismo pasa con las profesiones que poco a poco se van instalando en nuestro país y en nuestras vidas. Ya prácticamente todo el mundo ha escuchado hablar alguna vez de un bróker de bolsa, una personal shopper o como no una wedding planner. Y en este último término me quiero centrar porque es curioso que en España esté tan distorsionada una figura sin la cual en EE.UU. o Inglaterra, por nombrar algo más cercano, no conciben la organización de una boda.
Aunque ahora parece que está de moda esta profesión, ¿sabemos realmente lo que es una Wedding Planner?
El término Wedding Planner proviene de Estados Unidos, que fue donde nació esta profesión allá por los años 50 debido a la incorporación de la mujer a la vida laboral. Esto provocó que dejasen de disponer del tiempo necesario para organizar sus bodas y surgió la necesidad de un profesional en este campo para encargarse de ayudar a los novios con la organización de su boda.
La principal misión de una Wedding Planner es la de ser la asistente personal de los novios hasta que se vayan de luna de miel y ayudarles a organizar la boda de sus sueños sin que les resulte agotador. Nuestro trabajo va desde encontrar el sitio ideal que se adapte a sus necesidades, conseguir citas, quedar con proveedores, planificar detalles, ayudar con la elección del vestido, la música, las flores… en definitiva, hacer que la toma de decisiones por parte de los novios sea mucho más sencilla, y resolver cualquier imprevisto que pueda surgir, liberándoles del estrés que puede conllevar.
En España ha tardado bastante más en aparecer esta profesión y no ha sido hasta aproximadamente el año 2000 en Madrid, luego en Cataluña y posteriormente en el resto de España. Las bodas han pasado a ser mucho más personalizadas y diferentes, y se ha creado un debate en torno a las funciones a desarrollar por las Wedding Planners, debido a que mucha gente piensa que somos al fin y al cabo decoradoras, cuando no es así. La principal función es la organización.
Una Wedding Planner ha de saber gestionar y estar pendiente de que cada detalle salga bien. Para ello hay que conocer bien a los novios, sus gustos, sus preocupaciones y tener empatía con ellos. Hay que fijar un presupuesto y a partir de ahí saber cuál es su boda ideal: campestre, cerca del mar, clásica, hipster, religiosa, civil, íntima, multitudinaria… Cada pareja y cada boda es un mundo y los novios están delegando en ti la felicidad de uno de los días más importantes de sus vidas. El propio día de la boda nos encargamos de que cada detalle esté perfecto (ceremonia, catering, fotógrafo, dj, flores, invitados…) y que los novios, familia y amigos se dediquen a disfrutar.

Etiquetas: 
Escrito: 6 de mayo de 2015

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>